La noche es la mitad de la vida, y la mitad mejor. Goethe



sábado, 12 de abril de 2014

ESOS ASTRÓNOMOS LOCOS POR EL CIELO o la historia de la observación de las estrellas dobles

Nuestra querida y reputada Josefina F. Ling, astrónoma e investigadora perteneciente a la escuela del Observatorio de Santiago de Compostela y co-editora de las Circulares Informativas de la Comisión 26, ha publicado recientemente una traducción al castellano del libro original en francés escrito por Paul Couteau  (Ces astronomes fous du ciel ou l’histoire de l’observation des étoiles doubles, 1988).  Me consta que nuestro colega Ignacio Novalbos también ha colaborado en ciertas partes de la traducción, así que aprovecho para felicitarlos a los dos por un trabajo tan interesante.

Los libros históricos sobre estrellas dobles no abundan y dado que, como sabéis, estos temas me apasionan y desde hace años vengo trasteando en investigaciones en esta línea, ha sido una agradable sorpresa para mí la aparición de esta edición en castellano. Por cierto, al final del texto se hace referencia a OED y a la Sección de Estrellas Dobles de la LIADA: ¡gracias!.



Esta nueva edición -muy cuidada- ha corrido a cargo del servicio de publicaciones de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y puede ser adquirido vía web a través del procedimiento on-line correspondiente. Podéis pinchar aquí para hacer el encargo, tiene un precio asequible y sin duda es un libro muy recomendable que no puede faltar en la estantería de cualquier doblista que se precie.
Os dejo el texto de presentación que facilita la editorial:

Esos astrónomos locos por el cielo son personas que han consagrado su vida a la investigación y al estudio de las estrellas dobles, enigmáticos sistemas estelares, que se dedican a jugar al escondite mientras danzan un misterioso vals. Desde sir William Herschel, organista y genial astrónomo, hasta los actuales equipos internacionales de investigación, todos han buscado con la misma pasión el secreto de la alquimia estelar. El autor de esta obra, Paul Couteau, es una de las máximas autoridades en la materia. Descubridor de más de 2700 estrellas binarias, fue director del Centro Europeo de Estrellas Dobles y presidente de la Comisión 26 de la Unión Astronómica Internacional. Autor de numerosos libros de astronomía, nadie mejor que él para sumergirnos en el conocimiento de estos objetos estelares, tanto desde el punto de vista científico como histórico.
 Ad Astra.

martes, 1 de abril de 2014

BolSD y JDSO DISPONIBLES

Con su inapelable puntualidad están disponibles desde hoy los habituales números de primavera de las publicaciones hermanas BolSD y JDSO.  No os perdáis este gran paquete de interesantes trabajos de estrella dobles. Ad Astra.



lunes, 24 de marzo de 2014

1er ENCUENTRO ASTRONÓMICO DE TIEDRA



El pasado sábado se celebró el Primer Encuentro Astronómico de Tiedra. La idea era celebrar la llegada del nuevo equinoccio de primavera reuniendo en el CAT a cuantos astrónomos quisieran participar   -previa inscripción- en el evento. Si bien el programa de actividades era muy atrayente, las pésimas previsiones meteorológicas para la tarde-noche del sábado hicieron que un cierto grupo de observadores inscritos finalmente no se desplazara a Tiedra. Aún así,  nos juntamos unas 25 personas y hay que decir que la reunión fue todo un éxito pues, a última hora de la tarde y ya para toda la noche, se despejó por completo y se paró el viento casi totalmente.

El programa contemplaba la recepción de participantes a partir de las 17:00 horas. Mi participación activa en el encuentro consistía en dar una charla divulgativa en torno a las 18:00. Como es lógico, hablé sobre estrellas dobles; en concreto,  sobre la Observación de Estrellas Dobles Visuales desde la perspectiva del punto de vista  más clásico: la obtención de Theta y Rho.


Mi objetivo con esta conferencia era interesar a los oyentes en el campo de las estrellas dobles con la idea de hacer nuevos adeptos a la "causa". La intervención estuvo estructurada en seis bloques abarcando en un orden lógico un amplio espectro de cuestiones. Os dejo el guión que seguí.


Como puede verse, al final de la charla di a conocer y ofrecí el Proyecto SEDA-WDS como campaña de observación y también presenté el Nuevo Catálogo Comellas de Estrellas Dobles Visuales a los oyentes. En el apartado de Taller hice una demostración en vivo de las excelencias de Reduc como software de reducción. En definitiva, el hilo argumental consistió en mostrar las bondades de las dobles como disciplina observacional y en ofrecer las pautas y las herramientas necesarias para que nuevos potenciales doblistas se acerquen a este campo de una manera cómoda y aventajada. La charla estaba planificada para durar una hora, sin embargo, mi percepción del tiempo en la tarde del sábado estuvo inexplicablemente distorsionada. Cuando finalicé y miré el reloj no pude dar crédito: había estado hablando por espacio de más de dos horas seguidas. Me quedé más tranquilo y aliviado cuando comprobé que los comentarios de los oyentes que se acercaron a la mesa eran de alabanza y no de reproche: parece que la disertación gustó y el hilo argumental mantuvo el interés. Gracias a todos por soportarme. 

Presentación del Encuentro y de mi charla a cargo de Fernando Cabrerizo, director Técnico del CAT. Crédito imagen: Jesús Valero.

Un instante de los primeros compases de la conferencia. Crédito imagen: Jesús Valero.

Turno de preguntas al final de la intervención. Crédito imagen: Miguel Fraile.

Como actividad de regalo, a continuación pasamos al planetario, donde Fernando Cabrerizo proyectó en primicia una breve película con las grabaciones de algunas auroras boreales registradas por él mismo hace unos días en Alaska. Al estar realizadas con un objetivo 'ojo de pez' pueden ser proyectadas en el planetario como si realmente estuvieras allí. El efecto es impresionante y nos quedamos encantados con la experiencia.

Una instantánea de la proyección en el planetario. Cortesía de Fernando Cabrerizo.

Durante el transcurso de la proyección, la Dirección del Centro dispuso varias mesas portátiles en el hall para ofrecer la cena a los asistentes. Hay que decir que las viandas nos sorprendieron a todos de una manera increíble y divertida: consistió en una gran variedad de "pinchos" de diseño astronómico, tremendamente original y apetecible. En verdad, exquisiteces dignas de ganar un certamen gastronómico, doy fe.  Mirad algunos ejemplos. 


El remete final tras haber uno degustado galaxias, materia interestelar, asteroides y demás, amén de un digestivo tinto de Toro, fue una increíble observación. Para ello, el CAT abrió los dos observatorios y el grupo fue rotando por los telescopios. Los objetos observados iban siendo comentados magistralmente tanto por Cabrerizo como por Jesús Valero, monitor de apoyo incorporado recientemente al equipo del CAT. Tengo que decir que por fin pude conocer en persona a Valero, colega con el que me vengo relacionando desde hace algún tiempo a través del email. Jesús está interesado en las dobles y espero que mi charla del sábado sea el pistoletazo de salida de su actividad doblística.

La lista de objetos observados fue extensa y variada: Júpiter, Marte, Saturno, la nebulosa de Orión, M13, M3, la galaxia del remolino, la galaxia del sombrero... En particular, a mí me encantó la supernova SN2014J en M82. Por supuesto, propuse algunas dobles ilustres para observar. Aunque las observaciones de Mizar, Castor y Algieba fueron magníficas, me quedo con la vista impresionante de Epsilon Bootes desdoblada por el refractor de 175 mm. Curiosamente, el mismo par en el Dobson de 400 mm no se resolvía correctamente y se mostraba como un objeto oblongo.
A mitad de observación el CAT nos ofreció un caldito caliente para entonar el cuerpo, idea que fue muy aplaudida por todos los participantes para encarar la recta final del encuentro.

Grupo de observadores en el Observatorio 2. Cortesía de Fernando Cabrerizo.

A medida que avanzaba la madrugada y el frío iba haciendo mella, pequeños grupos de observadores fueron despidiéndose y sobre las dos de la mañana, más o menos, se dio por finalizada la reunión. En resumen, una velada muy agradable en la que se cumplieron ampliamente tanto las expectativas como el programa previsto con un éxito notable.
Me traje un puñado de nuevos amigos con los que espero reencontrarme en otras batallas similares. Por cierto, parece ser que el CAT organizará otro evento en el solsticio. ¿Vendréis?
Ad Astra.

lunes, 10 de febrero de 2014

LLUEVE EN SEVILLA

aunque suela ser extraño 
han pasado los años 
y hoy me tienes aquí 
enamorado de ti 
con la ropa empapada 
yo tampoco esperaba 
que todo ocurriera así 
tan sencillo de asumir 
sin secretos que encubrir.

Llueve en Sevilla 
y en sus calles mojadas 
hoy despiertan miradas 
que ayer quisieron dormir.
.......

Que sirvan los versos de esta canción de Siempre Así para enmarcar en el recuerdo mi visita a Sevilla del pasado sábado. Efectivamente, los temporales de lluvia y viento que nos hostigan estos días dejaron contundentemente su huella sobre Híspalis y me la mostraron tímida y contenida, pero no menos bella y cautivadora. Fue mi estreno sevillano y, aunque tan solo permanecí allí algo más de cinco horas, dejé hecha la promesa de regresar con tiempo suficiente para descubrir sus maravillosos secretos y disfrutar de la alegría de sus gentes abiertas.

El motivo de este viaje relámpago era visitar a José Luis Comellas en su domicilio particular para presentarle oficialmente el nuevo Catálogo Comellas de Estrellas Dobles Visuales, que recientemente hemos publicado. Se han cumplido ahora cinco años (cómo pasa el tiempo) desde aquella otra visita similar en la que mis colegas presentaron a nuestro maestro el primer número de OED, comunicándole que le habíamos nombrado Director Honorífico de la recién nacida publicación. En aquella ocasión me fue imposible asistir, razón por la cual este nuevo encuentro haya sido tan especial y tan emotivo para mí.  Además, el viaje ha servido para volver a reunirme físicamente con mis compañeros Francisco Rica, Juan Luis González y Rafael Benavides. En verdad, ya iba siendo necesaria una "dosis de colegas". A la comitiva se unió el astrónomo y doblista sevillano Francisco Soldán (recientemente nombrado Presidente de la Agrupación Astronómica Albiero), con quien mantenemos relación astronómica desde hace bastante tiempo, pero a quién ni Paco Rica ni yo aún conocíamos en persona. Como siempre, fue un verdadero placer poner realidad física a personas con las que trabajas habitualmente en la distancia. Soldán, magníficamente acompañado por su esposa y su hija, y nosotros cuatro, todos en tropel, invadimos el hogar de Comellas ya pasada la una de la tarde.

Estoy profundamente agradecido, al igual que mis compañeros, por el afectuoso recibimiento que nos hicieron tanto José Luis como su esposa, M.ª Jesús Aguirrezábal. Es muy de agradecer que las personas te abran las puertas de su casa sin restricciones y te agasajen con su hospitalidad. Así ocurrió el sábado y enseguida el ambiente se tornó sencillamente familiar. Tras las presentaciones, entregamos a Comellas un ejemplar impreso y dedicado del número 12 de OED, en el que como sabéis, hicimos la presentación del nuevo catálogo de estrellas dobles. 


María Jesús, encantadora mujer y gran conversadora, enseguida nos ofreció lo que ella denominó "un aperitivo", pero que en realidad fue una comida en toda regla, postre incluido. Así, a modo de tertulia, con las viandas de por medio y en un ambiente distendido y cordial, hablamos de astronomía como tema central, pero también de muchas otras cosas. Se relataron anécdotas de todo tipo relacionadas con la vida astronómica de José Luis. Por ejemplo, nos contó que fue su esposa quien ordenó por Ascensión Recta las más de 5000 fichas de las dobles que integrarían posteriormente su catálogo. Además, de cuando en cuando, la requería al telescopio para que diera su parecer acerca del cromatismo de las componentes de alguna pareja dudosa, pues parece ser que las mujeres aprecian mejor los colores que los hombres en condiciones de baja luminosidad. María Jesús, por su parte, ensalzó y puso en valor el titánico trabajo que desarrolló su esposo durante el tiempo de compilación del catálogo. 

Me permití abusar de José Luis y le pedí que me dedicara mis ejemplares de la Guía del Firmamento y del Catálogo de Estrellas Dobles Visuales. 

Nuestro compañero Ignacio Novalbos, tenía previsto acudir también a Sevilla viajando desde Mallorca, pero en última instancia por circunstancias, no pudo realizar la visita. De manera similar a lo que ocurrió conmigo en la reunión de 2009, Paco Rica le puso en contacto telefónicamente con Comellas. Nos consta que la llamada fue muy emotiva para Ignacio y en cierto modo pudo también compartir con todos el encuentro. 

D. José Luis conversando con Ignacio Novalbos.

Mis queridos co-editores, Rafael Benavides y Juan Luis González.

De derecha a izquierda, Paco Soldán, María Jesús, Paco Rica y la esposa de Soldán.

Una feliz María Jesús junto a los cuatro mayores doblistas.

Esta imagen constituye ya uno de mis más preciados recuerdos.

Sobre las 15:30 nos despedimos de nuestros amigos. María Jesús nos animó a todos para que no distanciáramos mucho en el tiempo una próxima visita. Procuraremos que así sea para disfrutar del sabor de otra velada inolvidable. Nunca más cierto: detrás de un gran hombre, siempre, indefectiblemente, hay una gran mujer. Muchas gracias.

Ya en la calle, paraguas en ristre en medio de un torrencial aguacero, los cuatro amigos fuimos comentando los detalles del momento tan especial que acabábamos de vivir.  Al llegar a las inmediaciones de Triana, nos refugiamos en una cafetería para tomar un café. No hubo tiempo para más: a la cinco, tras abrazos y apretones de mano, deje a mis colegas para encaminarme a la estación de Santa Justa en busca del Ave hacia Madrid. Al pasar con el taxi por el Puente de San Telmo, una Torre del Oro más ocre que de costumbre por efecto de la pertinaz lluvia, me lanzó un guiño de complicidad; estoy seguro, lo hizo. "Vuelve pronto". Prometido, lo haré. Ad astra.

domingo, 19 de enero de 2014

LA QUIMERA DE UN FUERA DE CONTEXTO



Ha llegado a mis manos esta preciosa pareja. Se localizan en un rincón de la parcela de Orión, las vemos separadas por casi tres segundos de arco de separación y distan de nosotros 290 años luz. Ligero desequilibrio en magnitudes  (12,20 y 12,99), pero con un aspecto elegante y contenido, con la justa sobriedad. Aunque en la imagen no se aprecia, los colores son muy cálidos por ser dos astros rojizos de la secuencia principal con clases espectrales K4V y K9V. La pareja solo ha sido observada en dos ocasiones, la última vez en 2012, y desde 1831 los parámetros no ha variado en absoluto, por lo que es claro su movimiento propio común y su más que probable relación física. Pero aún hay más. Casi exactamente al norte de este par, a una distancia en torno a los 212", deslumbra una brillante estrella de magnitud 7,1 de color blanco-azulado y espectro A2V. Gracias a esta "enorme separación" podemos ver a las tres componentes sin problema; de otra manera, la débil parejita sería engullida por los efectos de la gran diferencia de magnitud.  Como puede intuirse, las tres estrellas están relacionadas, ya que el movimiento propio de la "nueva estrella principal" es idéntico al del sistema cerrado, así como su distancia.  Sin duda, un sugerente sistema triple. Mirad qué estampa. 


Pero juguemos algo más con el zoom para alejarnos un poco y poder observar cómo es el  entorno que rodea a nuestro sistema triple.


¿Cómo puede ser? Algo hemos hecho mal. ¿Qué ha ocurrido? Invirtamos el proceso de nuevo. A ver...


Sí, lo confieso, la historia hasta aquí contada es un simple hilo argumental, un recurso inventado con el fin de hacer patente lo que puede ocurrir si sacamos las cosas de su contexto habitual. La realidad puede distorsionarse todo lo que se nos antoje simplemente dejando volar la imaginación y siempre en base a eliminar las cosas que puedan estorbar a nuestros fines. Mayormente, estamos hablando de eso que viene a calificarse como fraude. Y aprovecho aquí para reivindicar la virtud por excelencia de la que debe hacer gala todo astrónomo que se precie: la honestidad.

La "estrella principal" de nuestro relato no es otra cosa que la Luna llena de enero (la llamada Luna del Lobo), la cual, desdibujada por el efecto de las nubes y una vez aislada y sin referencias, puede tomar el aspecto de una estrella brillante bastante saturada registrada por una CCD. Pero, ¿y nuestra pareja de "enanas rojas"? Puede parecer increíble pero no es más que el planeta Júpiter... movido. Nada más sencillo:  la realidad siempre supera a la ficción.
Me explicaré. La imagen fue tomada el 15 de enero en torno a las 22:00 horas por mi amiga Susana Suárez, desde Zaratán, Valladolid. Susana es una mujer incansable, luchadora y tremendamente ocupada e implicada. Aunque sus días son laboral y socialmente muy intensos, siempre reserva unos segundos para  la astronomía. A veces, literalmente, le bastan unos pocos segundos para mirar al cielo, sacar el teléfono y tomar una instantánea. Así, sin más florituras, se puede inmortalizar una bonita estampa: en este caso la conjunción de la Luna con Júpiter. El carácter doble de Júpiter en la imagen se debe precisamente a la espontaneidad de la captura fotográfica, que se hizo a pulso en plena calle. Obviamente, la Luna también está movida pero el pequeño desplazamiento angular es apenas imperceptible al tratarse de una fuente mucho más extensa.

Como bien me apuntaba Susana en su correo, faltaban unas pocas horas para que esta Luna llena alcanzara el apogeo, el punto más lejano de su  órbita elíptica alrededor de la Tierra. El caso es contado hoy en la página de la NASA, Astronomy Picture of the Day, donde se explica que esa Luna llena del apogeo será la más pequeña de 2014. Obviamente, la diferencia en el tamaño angular aparente entre las Lunas llenas más grandes y las más pequeñas es difícil de apreciar a simple vista porque la diferencia en distancia entre el apogeo y el perigeo es tan solo de unos 50000 km, mientras que la distancia media a la Luna es de 385000 km. También se apunta que esta Luna llena del apogeo ha sido la más pequeña de los últimos 1000 años y mantendrá el título hasta que una Luna llena ligeramente más pequeña se lo arrebate muy cerca del apogeo del año 2154. La imagen que acompaña estos comentarios es una preciosidad: el Observatorio Lick ante una enorme luna saliente. No deja de ser curioso que este observatorio, en el siglo pasado,  fue cuna de intensas y muy fructíferas observaciones de estrellas dobles. Parece que hemos cerrado el círculo y hemos vuelto a las dobles.


Agradezco a Susana sus imágenes (no son estas las primeras que me regala) porque son ejemplo de frescura y de amor por la astronomía en el más puro estado: siempre, cada día, debe existir un momento para mirar al cielo. Es una sana costumbre que nos hace más humildes y eso es de agradecer, pues la humildad siempre es enriquecedora. Eso sí, seamos protagonistas, que no nos lo cuenten. Si no lo hacemos así correremos el riesgo de que algunas mentes retorcidas puedan hacernos creer en una quimera sacando las cosas de su contexto natural. Ad astra.

lunes, 6 de enero de 2014

OED12 DISPONIBLE


En esta ocasión presentamos un nuevo número de El observador que es muy especial y que esperamos sea recordado durante mucho tiempo. Y no es para menos. Con motivo del 25 aniversario del “Catálogo de Estrellas Dobles Visuales” de José Luis Comellas (Equipo Sirius, 1988) presentamos una nueva versión actualizada y mejorada que esperemos sea tan útil y consultada como aquella primera. Hablar de José Luis Comellas, director honorífico de esta revista, es para muchos de nosotros como hablar de un padre que, paciente y lleno de ilusión, nos ha enseñado a observar a través del telescopio y a disfrutar con todos los objetos que encontrábamos siguiendo cada uno de sus sabios consejos. Evidentemente, uno de esos objetos fueron nuestras queridas estrellas dobles. Las descripciones que nos hacía de ellas eran maravillosas, sus tonalidades cromáticas, todos sus escondidos matices. Él supo transmitirnos ese amor y esa pasión por las estrellas dobles y quizás sea por eso que muchos de nosotros estaremos ya unidos a ellas el resto de nuestras vidas. Por este motivo actualizar su catálogo, el Catálogo de Estrellas Dobles Visuales de Comellas, es algo muy especial y al mismo tiempo emotivo para todos nosotros. Esperemos que en el trabajo realizado hayamos conseguido contagiar un poco de toda esa pasión que él nos transmitió.



El catálogo que presentamos es descargable en formato Excel y para acceder a él hemos diseñado una atractiva página web especial, en la que además, a modo de homenaje, ofrecemos una gran cantidad de notas biográficas e imágenes del profesor Comellas. Sin duda será un emotivo lugar de encuentro, un punto de reunión con el maestro, donde los usuarios podrán dejar incluso sus comentarios personales. Accede a este sitio haciendo clic en el siguiente enlace:

Como de costumbre, OED12 viene cargado de buenos e importantes artículos. En el área de caracterización astrofísica de nuevos pares de movimiento propio común, nuestros habituales Krawczenko y Lasgoity, desde la Argentina, nos ofrecen dos excelentes estudios en la línea de investigación de calidad que nos tienen acostumbrados. Por otro lado, el aspecto puramente observacional está perfectamente defendido por los ya veteranos observadores Ribé, Carro (desde California), Benavides y Granado (nuestra querida y valorada doblista, estrenando nuevo observatorio), quienes presentan precisas listas de medidas por lo general de estrellas dobles abandonadas. Muy destacable, por la innovación en la técnica de observación (lucky imaging + uso de filtro IR) el trabajo de nuestro compañero, coeditor de esta revista, Rafael Benavides. A todas estas observaciones hay que añadir los resultados de la quinta y sexta campañas del Proyecto SEDA-WDS: dobles abandonadas en Ursa Minor, Tucana, Corona Borealis y Volans, gracias a las aportaciones de otros diez observadores.


Nos gustaría hacer referencia al carácter cada vez más internacional de El Observador -hecho que nos llena de satisfacción-, en el sentido de poder publicar trabajos de numerosos autores cuyas lenguas maternas no son el castellano. En este número, son ejemplos representativos las aportaciones de  Gianluca Sordiglioni (Italia), Gianni Galli (Italia), Joerg S. Schlimmer (Alemania), Joseph M. Carro (Estados Unidos) y del astrofísico, experto en cuerpos menores, Mark Kidger (Inglaterra).

Incluimos en OED12 una nueva sección, como anexo a la sección Actualidad, destinada a difundir todas aquellas noticias relevantes concernientes a la Comisión 26 (estrellas dobles y múltiples) de la Unión Astronómica Internacional.

Para finalizar, nos gustaría comentar lo que sin duda será un hito dentro de la astronomía en un futuro cercano. Nos referimos a la labor que el telescopio espacial Gaia (lanzado el pasado 19 de diciembre) desarrollará durante los próximos cinco años. Los precisos resultados científicos de esta misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) revolucionarán todas las especialidades astronómicas, entre ellas la nuestra, las estrellas dobles. Puede que aún no alcancemos a vislumbrar la verdadera dimensión de la revolución que se avecina; puede que no seamos capaces de asimilar que se ha dado el primer paso hacia una nueva astronomía; pero no habrá que esperar mucho para comprobarlo. Que quede constancia aquí de este vaticinio. Ad Astra.


Los editores

lunes, 30 de diciembre de 2013

CON MIS MEJORES DESEOS