La noche es la mitad de la vida, y la mitad mejor. Goethe



miércoles, 15 de septiembre de 2010

DESDE EL SITIO DE MI RETIRO

Implacablemente, hemos ido arrancando hojas al calendario durante los meses de julio y agosto. Las vacaciones estivales, tan largas que parecían, ya han sido almacenadas en el archivo del recuerdo y de nuevo estamos entregados a la rutina del trabajo diario. Hubiera querido escribir en el blog durante el verano, pero ocurre que, como viene siendo habitual desde hace algunos años, me recojo en una especie de retiro en la casa de campo donde tengo el observatorio. En esta ubicación no dispongo de Internet, hecho que ayuda sobremanera a que este retiro sea aún más monacal si cabe. Son días dedicados al ocio familiar, días tranquilos disfrutando del relajo del buen tiempo. Excursiones familiares y alguna que otra escapada a la playa copan otra buena parte del tiempo vacacional. Sin embargo, durante la noches -¡ay! las noches- mi retiro se torna completamente individualista. Tras la puesta de Sol de produce una atracción irrefrenable hacia la silueta del observatorio que se recorta altiva en las sombras. Es inútil luchar contra el cansancio o el sueño: siempre acaba uno bajo la cúpula.

Ha sido una temporada intensa en lo observacional, habiendo observado la práctica totalidad de las noches. He disfrutado de unas pocas jornadas con un seeing excelente, pero aun no siendo éste el caso, sistemáticamente, me propuse observar también las noches malas: noches ventosas, turbulentas, opacas, húmedas, nubosas, con Luna. Puede parecer una actitud poco ortodoxa pero siempre saco conclusiones de provecho y estas experiencias ayudan considerablemente a conocer la respuesta o el comportamiento del telescopio y la CCD. En promedio, podríamos hablar de cinco horas de observación por noche, aunque no pocas veces las luces del alba acabaron por cegar el chip de la cámara.

Como ya comenté en este espacio, continúo con mi programa de observación personal consistente en la revisión completa del catálogo de Stein. Creo que el balance veraniego de este 2010 ha sido muy fructífero: he registrado 300 pares STI pertenecientes a las constelaciones de Lacerta (que ya he completado), Cefeo, Casiopea, Draco y Perseo. Con estos datos tengo trabajo asegurado para las largas noches de invierno cuando me ponga a medir las placas. Máxime teniendo en cuenta que aún tengo sin reducir las imágenes de 2009. Por cierto, las medidas que hice en 2008 saldrán publicadas en el próximo número de JDSO el 1 de octubre.

Para terminar esta pequeña crónica de mis actividades astronómicas, comentar que, con carácter inminente, las miras ya están puestas en el XIX Congreso Estatal de Astronomía que se celebrará el próximo fin de semana en Madrid. Allí acudiré, junto a mis inseparables Rafa Benavides y Juan Luis González, impartiendo una conferencia para dar a conocer el Proyecto SEDA-WDS. Ya habrá tiempo de levantar acta de este evento. Por cierto, parece que SEDA-WDS ha tenido una excelente acogida por parte de los astrónomos aficionados españoles. Hemos recibido ya las primeras listas de medidas y parece que será continuo el goteo de reportes desde ahora hasta diciembre. Por otra parte, a finales de julio, dado el interés de mis amigos argentinos de la RAA, tuvimos que extender SEDA-WDS al hemisferio sur, proponiendo una programa de observación austral, en concreto, las dobles abandonadas de Piscis Australis. Así, el proyecto es ahora de ámbito internacional. Aquí os dejo el logo austral.

A destacar la noticia de que el USNO apoya y da soporte al proyecto en todo lo que sea necesario. Recibimos comunicación privada de este hecho en palabras del propio Brian Mason (administrador del WDS) quien conoció el lanzamiento de SEDA-WDS a través del número 5 de OED. Para los promotores del proyecto es un orgullo contar con la asistencia y reconocimiento de los astrónomos profesionales de Washington, pues asienta las bases de una seria y sólida colaboración Pro-Am. Ahora solo falta que sigáis enviándonos medidas para dar contenido científico al proyecto.

A muchos de los que os pasáis por aquí quizá os vea el viernes en Madrid: sí, ya he salido del sitio de mi retiro. Hasta aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada