La noche es la mitad de la vida, y la mitad mejor. Goethe



miércoles, 3 de noviembre de 2010

II CICLO DE CONFERENCIAS CARLOS SÁNCHEZ MAGRO (ii)

Ayer por la tarde pudimos disfrutar de la segunda de las conferencias del ciclo. Como ponente, contamos con la presencia de uno de los más destacados astrofísicos españoles. El currículo de Eduardo Battaner López, burgalés de pura cepa, resulta ser impresionante en todos los sentidos. Aunque él mismo se define como un "pedagogo nato", la verdad es que destaca -y mucho- como divulgador y como investigador. Actualmente es Catedrático de Astronomía y Astrofísica de la Universidad de Granada. Pero para no quedarme nada el tintero, os emplazo a que visitéis su página web personal, donde él mismo nos cuenta todos los pormenores de su carrera de una manera amena y sencilla.

Se da la circunstancia de que Eduardo Battaner fue amigo personal de Carlos Sánchez Magro, por lo que su presencia en Valladolid para impartir una conferencia en honor de su colega, estuvo cargada de emotividad.

Como de costumbre, Inés Rodríguez Hidalgo, directora del Museo de la Ciencia, abrió la sesión con otra más de sus geniales presentaciones. De nuevo, la asistencia de público fue un rotundo éxito, lo que demuestra que este tipo de convocatorias resulta muy atrayente y compensa con creces las energías gastadas en su organización y coordinación.
Inés Rodriguez presentando al profesor Battaner.
Battaner trajo consigo una conferencia titulada Historia de la Cosmología; historia sin duda apasionante. Su exposición se centró en la cosmología moderna, es decir, acotada desde la publicación de la Teoría General de la Relatividad de Einstein hasta nuestros días. En la disertación utilizó recursos didácticos (anécdotas, curiosidades) que sirvieron para hacer más llevaderos los conceptos que se explicaban, a veces, por la profundidad de los mismos, intrínsecamente espinosos o poco intuitivos; y siempre utilizando un lenguaje cercano y accesible.
El comienzo de la conferencia.

En su charla, el doctor Battaner hizo un repaso concienzudo de todas las teorías cosmológicas que, al amparo de la Relatividad General, fueron apareciendo durante la mayor parte del siglo XX. El variado muestrario de todos estos modelos cosmológicos fructificó, como sabemos, en la teoría más unánimemente aceptada, y a día de hoy la que mejor explica las observaciones: el modelo del Big Bang. Como en todo, siempre existen detractores y Battaner rememoró en este punto una cita de San Agustín, diciendo que "los herejes son necesarios", en el sentido -a mi entender- de que siempre resulta beneficioso que algún sector discrepe para que el resto de la comunidad científica no se duerma en los laureles. Secuencialmente, en orden cronológico, el profesor nos habló sobre el Universo Estático y el Principio Cosmológico, la Hipótesis del Átomo Primitivo, el Modelo de Estado Estacionario, la Nucleosíntesis Primordial, la predicción de la Radiación de Fondo de Microondas y su posterior detección, la Inflación Cósmica y la Aceleración de la Expansión del Universo (energía oscura). Pero resulta que las teorías las hacen los hombres, los científicos y, éstos, con sus carencias o con sus toques de genialidad, paso a paso, cayéndose y volviendo a levantarse, hacen posible reducir lo observado en la naturaleza a un lenguaje que, si hay éxito, tendrá carácter de ley física. Así, en la conferencia se rememoró a los personajes que pusieron los ladrillos de la actual cosmología física, siempre desde un punto de vista relativístico: Einstein, de Sitter, Curtis, Shapley, Friedmann, Hubble, Lemaître, Humason, Zwicky, Bondi, Gold, Hoyle, Gamow, Alpher, Penzias, Wilson, Guth. Unos, eminentemente teóricos; otros, acérrimos observadores, pero siempre complementarios y encaminados hacia un fin común: entender la estructura a gran escala y la dinámica del Universo; su origen, evolución y su destino. Como decía Einstein, "lo más incomprensible del Universo, es que sea comprensible".

Un expresivo momento de la conferencia.
A mi modo de ver, una de las cuestiones que más llamó la atención de los asistentes fue la de la energía oscura. Parece que el Universo se expande cada vez más rápido y este efecto se explica muy bien introduciendo la energía oscura como una fuerza gravitacional repulsiva que acelera la expansión. Así, el "mayor error" de Einstein -su constante cosmológica- parece no ser al fin y a la postre una idea tan descabellada. Como comentó Battaner, "Einstein tiene razón hasta cuando se equivoca".

Battaner escucha muy concentrado una de las preguntas del público.

El bibliotecario de Syrma llevó varios libros de Battaner para que nos los firmara.

Retrato de familia con algunos amigos.
El turno para preguntas, estuvo muy animado, ya que el tema da para mucho y procura muchas inquietudes y es atractivo para el público: ¿cómo será el final del Universo?, ¿se expandirá eternamente?, ¿el nuestro, forma parte de un multiverso más grande?, ... En fin, vivimos un rato apasionante y estoy seguro de que cada uno de nosotros nos fuimos a nuestro rincón del universo urbanita forzando nuestras neuronas con estas cuestiones cosmológicas. En mi caso particular, anoche pensé hasta tarde en mi Universo; eso sí, en mi localización espacio-temporal, a las seis de la mañana de hoy, inexorablemente, el despertador comprimió el aire con su zumbido habitual. Sigo aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada