La noche es la mitad de la vida, y la mitad mejor. Goethe



martes, 30 de octubre de 2012

LA DÉCADA PRODIGIOSA

No, tranquilos, no voy a atormentar a nadie con referencias a aquel grupo musical de hace unos años. Me explicaré: aunque uno sea más devoto de los "diaversarios" -tal y como lo expresé hace justo tres años por aquí- , no quisiera dejar en el olvido que en este mes de octubre, mi observatorio, el OACP, cumple su primera década de vida.

 

No me extenderé demasiado, pues en aquel artículo ya desarrollé en detalle los pormenores de su construcción y de su evolución postrera. Pero, efectivamente, creo que en lo tocante a mi experiencia, ésta ha sido, sin duda, una década prodigiosa. Y lo ha sido tanto en satisfacciones personales como en producción científica. Incondicional a las estrellas dobles, las compañas de observación se han ido sucediendo inexorablemente, reavivándose al tiempo el empeño y el disfrute. Cientos de medidas reportadas desde el OACP ya forman parte del archivo histórico del WDS, amén de 32 nuevos pares descubiertos desde aquí con la siglas MRI. Todas las otras actividades de divulgación y de observación de fenómenos especiales suponen la guinda en el pastel. Pastel con un 10 muy grande colocado encima de la cúpula. Que siga la fiesta. Os dejo algunos recuerdos extraídos de mi archivo. Ad Astra.
Primer curso teórico y  práctico celebrado en el OACP el mismo año de su inauguración. Se impartió durante el curso 2002-2003 a un grupo de alumnos de primaria de 9-10 años, como actividad extraescolar promovida por el AMPA del colegio público Cristóbal Colón de Valladolid. Ahora, con 20 años cumplidos ya son todos "mayores": cómo pasa el tiempo -para todos- y qué bonito recuerdo.
 
Integrantes de Syrma-MED (Sección de Estrellas Dobles que fundé en Syrma) en una sesión de medición de dobles. De izquierda a derecha y de arriba abajo: José Antonio Manrique, Pedro Morala, el que suscribe y Laura (Laly) Santiago. Entonces usábamos el ocular astrométrico de MEADE para tal menester: la CCD aún era algo que rayaba en la ciencia ficción e inalcanzable. Corría el invierno de 2004. No obstante y paralelamente, yo ya hacía mis primeros ensayos con la TouCam y un poco más tarde con las primeras versiones de Reduc (¿recuerdas Florent?).

 Recuerdo que el verano de 2005 lo dediqué en buena parte a recalibrar mi micrómetro filar montando sobre el Newton 200 con una barlow 2X entre medias. ¡Cuántas horas pasé a pie de telescopio con el ojo pegado al ocular! Apesar de ello, creo que no llegué a terminar la tarea completamente: la webcam iba ganando terreno a la medición visual de una manera contundente e implacable.
 
La magia de la CCD llega en verano de 2006: primeras pruebas con la DSI Pro de Meade tirando a todo lo que se cruza en el camino. La primera serie de medidas de estrellas dobles a partir de imágenes CCD tomadas desde el OACP llegaría en 2007. A partir de ahí la historia ya la conocéis.

5 comentarios:

  1. Sara!!!! Qué alegría verte por aquí!!! Sí, el tiempo pasa volando, ¿verdad?. Y también tú eres parte de la historia del OACP, ya que estuviste en el grupo de dobles. Un abrazote enorme y a ver si nos vemos.
    Edgar

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Edgar por esa década de gran trabajo. Gracias a ese mantenimiento, ese OACP se mantiene como el primer día. ¡¡Y la de noches que te esperan en él!! Creo que es el observatorio más bonito que conozco, a ver si un día puedo conocerlo en vivo.

    Un fuerte abrazo.

    Juan-Luis

    ResponderEliminar
  3. ¡Felicidades, Edgar! Es toda una década llena de trabajos y resultados increíbles. Este es una aniversario para celebrar. Estoy seguro que dentro de otros 10 años aún será más espectacular todo lo que consigas allí. ¡Larga vida a OACP!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, chavales. Eso, a esperar otros diez!!!!!! Un abrazo
    Edgar.

    ResponderEliminar